Publicado: 9 de Agosto de 2012 a las 08:08

De niños acudimos a fiestas y reimos, puede que 300 veces al día, jugamos y expresamos lo que queremos. Crecemos y nos volvemos más cautos, más serios. ¿Qué pasó con nuestras risas? nos enseñan que la risa podría no ser apropiada en el ámbito del trabajo. Aprendemos a reprimir nuestras emociones yendo en contra de nuestra naturaleza alegre y expresiva. Creemos que cuando tenemos problemas no podemos reír. Sin embargo la risa regenera, alivia desinhibe, "le quita hierro al asunto".

Nuestros talleres de risoterapia son para recuperar la risa, para recuperar nuestras fiestas infantiles, para darnos cuenta de la relatividad de muchos de nuestros problemas, para animarnos, para festejar un acontecimiento o celebrar una despedida.

Pidenos presupuesto al 639643065.